Tuesday, May 29, 2012

Getting closer but not there yet!


The authorization for Norma is now also safely tucked away among the rest of my travel documents and I’ve pulled out some bags and suitcases from my closet to lend to the girls. We’re good to go!
Well, almost…
While all expenses in Spain are covered by the organizing institutions of the event (Government of Spain, UNESCO), the trip itself and the costs of getting ready for the trip aren’t. The country that sends its representatives is supposed to pay for the trip, but Honduras happens not the have any money for that purpose.

So MACHI / InHerit, the sponsor of our Maya Project (a project previously developed by Arte Acción Copán Ruinas, now independently run by former facilitators), generously offered to raise money for the trip. The problem is that getting the paper work ready cost us way more than anticipated. I also had to buy the girls some things, because they didn’t even own a pair of jeans, socks, tennis shoes or a bathing suit. And we’ll have to spend an extra night in Madrid and San Pedro Sula on the way back in order not to fly over the US and get the required visa. So all in all, the tickets are bought, papers are in order, our suitcases are as good as packed, but there’s a bit of a glitch in our travel plans… we’re still about $1,000 short…
So in order the get Dilcia and Norma across the ocean, we need help!!! Donations are tax deductible and can be made at the InHerit site.

All help is very much appreciated!!!!

¡Cada vez más cerca, pero falta todavía!


Ya tengo la autorización para Norma también, ya bien guardada con el resto de mis documentos de viaje y saqué unas bolsas y maletas de mi armario para prestar a las chicas. ¡Ya estamos listas para irnos!
Bueno, casi ...
Mientras que en España todos los gastos están cubiertos por las instituciones organizadores del evento (Gobierno de España, la UNESCO), el viaje en sí y los costos de preparación no lo son. El país que envía a sus representantes supuestamente paga el viaje, pero sucede que Honduras no tiene nada para ese propósito.

Así  que Machi / InHerit, el patrocinador  de nuestro Proyecto Maya (antes un proyecto desarrollado por Arte Acción Copán Ruinas, ahora dirigido por facilitadores anteriores, de forma independiente), se ofreció generosamente para recaudar dinero para el viaje. El problema es que conseguir los papeles nos costó mucho más de lo previsto. También tuve que comprar algunas cosas a las chicas, porque no siquiera tenían un par de pantalones jeans, calcetines, zapatos tenis o traje de baño. Y vamos a tener que pasar una noche extra en Madrid y San Pedro Sula en el camino de regreso, para evitar volar sobre los EE.UU. y obtener las visas
necesarias. Así que los billetes ya son comprados, los papeles están en orden, las maletas ya casi están empacadas, pero hay un pequeños problema técnico en nuestros planes de viaje ... todavía nos faltan unos $ 1.000 ...
Así pues, para que Dilcia y Norma crucen el océano, ¡necesitamos ayuda! Las donaciones hechas a través de la página web de InHerit (501 (c) 3)) son deducibles de impuestos en los EE.UU.

¡Toda la ayuda es muy apreciada!


Sunday, May 27, 2012

Mission accomplished!!!



 We got passports and authorization to travel!!!

Last Wednesday, at the crack of dawn, we left for Migration in San Pedro Sula and to make a very long story short, at 3.30pm we had the passports in our hands. Hurray! I felt like dancing and singing, but I think the girls were more excited about their brand new bathing suits than the passports. That was a lot of fun, by the way, taking them to a mall for the first time in their lives, riding the escalator, and oh, the look at their faces when the girls found themselves in front of a whole wall with brightly coloured bikinis and bathing suits.

We decided to take a break on Thursday and travel again on Friday, to Juvenile Court in Santa Rosa (for the third time!) to get an authorization from the judge so I’ll be able to travel with Dilcia, being a minor with an absent father. I wanted to kill two birds with one stone and ask for an authorization for Norma as well, even though in her case both parents are in the picture. I had to bring two witnesses anyway (again!), so Norma’s parents could sign the paper work for their daughter and be a witness for Dilcia’s case. I called the court and asked if that was possible and I was told it was no problem.

Then I called Dilcia and Norma to confirm the trip, with the very last bit of power in my cell phone, because I had forgotten to recharge it the night before and unfortunately the power had gone off early in the morning. Neither of the girls answered, so I figured they’d have the same phone trouble as I did. So I sent them a text message in the hope they would read it as soon as they would be able to recharge their batteries again. Alas, the power came back on in the afternoon but then a major tropical storm broke loose and we were power-less again. In town it came back on a few hours later, but the village where Dilcia and Norma live were without power all night because a light post had broken in two. So when I arrived the next morning in La Pintada with car and driver, I had no idea if anyone would actually show up. But they did! And reasonably on time too!

Once at the Juvenile Court in Santa Rosa I was told that we could not get an authorization for Norma, because Juvenile Court only intervenes in things like this when there is a problem and since Norma had both parents present, it wasn’t. That annoyed me quite a bit, because I was told differently over the phone the day before, but okay, it wasn’t a major drawback, because any lawyer in our own town can draw up that authorization.
Dilcia’s paperwork came along fine and the secretary had the authorization ready in less then half an hour. But then she found a mistake: Dilcia’s passport said Dilcia Aracely, while her birth certificate said Dilcia Arely. A difference of only two letters, but big enough a problem NOT to give us the authorization!!!
I was sort of dumbfounded, because I was pretty sure I had seen Aracely on the copy of the birth certificate that we had left with migration. To prove me wrong, the secretary showed me the birth certificate. And that’s when I figured out where the fault lies: the birth certificate that we had given to the judge was a copy of the actual hand written inscription of Dilcia’s birth. And indeed, it said, Arely. But the copy we had used for the passport was a computerized printout from the National Register, and I was convinced that that one said Aracely! Problem was, I had no copy of that birth certificate with me.
Well, I can’t help you, - said the secretary.
But what if we bring a copy of the birth certificate that says Aracely? - I asked.
Yeah, well that would work, - admitted the secretary, not offering the slightest bit of help. It turned out that there was a National Register only three blocks away.  So I grabbed Dilcia’s passport, ran the three blocks, stormed into the National register that was blessedly empty, and three minutes later I was back at Juvenile Court with a copy of Dilcia’s birth certificate. One that said ARACELY!!!

The secretary went grudgingly back to her paperwork, complaining about the mistakes people make at the National Register. I asked Dilcia’s mom, out of earshot, of course, what Dilcia’s real name was. It turned out to be Arely, so the mistake was probably made when the data was computerized. Well, I guess now her second name is Aracely

Shortly after, the secretary came back with the signed authorization. Mission accomplished! The girls and their parents got up and left the office. But I half jokingly said I wanted to read the letter carefully first. A good thing that I did!

The letter states that the judge authorizes me, Carin E. AMSTERDAM  to travel with Dilcia to Spain.
Wow, I almost walked out of the office with a new last name!!!
The secretary blushed (righteously so!) and left to correct the letter. By the time this was done and sign, another hour had passed.

But what the heck, we got what we came for. Now we can start preparing our trip to Spain…
(I wonder what the secretary would think my place of birth would be. Steen, maybe?)

Yours sincerely,
Carin Amsterdam




¡Misión cumplida!


¡Nos dieron pasaportes y la autorización para viajar!

El miércoles pasado, en la mera madrugada, salimos para  ir  a migración en San Pedro Sula. Para resumir una historia muy larga: a las 3.30pm teníamos los pasaportes en nuestras manos. ¡Hurra! Sentí ganas de bailar y cantar, pero creo que las chicas estaban más entusiasmadas con sus trajes de baño nuevos que los pasaportes. Eso fue muy divertido, por cierto, llevándolas a un centro comercial por primera vez en su vida, montando la escalera mecánica, y, ¡oh, la mirada en sus rostros cuando las niñas se encontraron frente a una pared entera con bikinis y trajes de baño decolores brillantes!

Decidimos tomar un descanso el jueves para viajar de nuevo el viernes, al Juzgado de la Niñez en Santa Rosa (¡por tercera vez!), porque necesitamos una autorización del juez para que yo pueda viajar con Dilcia, siendo una menor de edad y con uno de sus padres ausente. Quería matar dos pájaros de un tiro,  pidiendo la autorización para la Norma también. De todos modos tenía que llevar dos testigos (¡otra vez!), así que los padres de Norma podrían firmar la autorización para su hija y ser testigos para el caso de Dilcia a la vez. Llamé al Juzgado para preguntar si eso era posible y me dijeron que no era problema.

Entonces llamé a Dilcia y Norma para confirmar el viaje, con el poco de batería que me quedó en mi celular, porque se me había olvidado de recargarlo la noche anterior y, lamentablemente, la luz se había ido temprano en la mañana. Ninguna de las chicas contestó, así que asumí que ellas tendrían el mismo problema con sus teléfonos que yo. Les enví un mensaje con la esperanza de que lo leerían al recargar sus baterías de nuevo. Por desgracia, la energía volvió en la tarde, pero luego nos pasó una tormenta tropical impresionante y se fue la luz de nuevo. En Copán la luz ya vino un par de horas más tarde, pero en la aldea donde viven Dilcia y Norma se quedaron sin electricidad durante toda la noche debido a un poste de luz que se había caído. Así que cuando llegué a la mañana siguiente en La Pintada con carro y conductor, no tenía ni idea de si alguien podría aparecer. ¡Pero sí llegaron! ¡Y ni siquiera tan atrasados!

Una vez en el Juzgado de la Niñez en Santa Rosa, me dijeron que allí no podíamos conseguir la autorización para Norma, ya que el Juzgado interviene sólo en este tipo de cosas cuando hay un problema y como Norma tenía ambos padres presentes, no lo era. Eso me molestó un poco, porque me habían dicho de manera diferente por teléfono el día anterior, pero bueno, no era un gran inconveniente, ya que cualquier abogado en Copán Ruinas puede elaborar dicha autorización.
El trámite para Dilcia salió bien y la secretaria tenía la autorización lista en menos de media hora. Pero entonces encontró un error: el pasaporte de Dilcia, dice que sus nombres son Dilcia Aracely, mientras que su certificado de nacimiento, dice Dilcia Arely. Una diferencia de sólo dos letras, ¡pero lo suficientemente grande para no darnos la autorización!

A mí me extrañó, porque estaba bastante segura de que había visto el nombre Aracely en la copia del partido de nacimiento, lo cual habíamos dejado en la oficina de migración. Para demostrar que estaba equivocada yo, la secretaria me mostró el partido de nacimiento. Y fue entonces cuando me di cuenta dónde estaba el error: la copia del partido de nacimiento que le habíamos dado al juez era una copia de la inscripción original, escrita a mano. Y de hecho, dijo, Arely. Pero la copia que usamos para conseguir el pasaporte, era una impresión computarizado del Registro Nacional de Personas, y yo estaba convencida de que ésta dice Aracely! El problema fue que no tenía ninguna copia de ese partido de nacimiento conmigo.

-Bueno, yo no te puedo ayudar, - dijo la secretaria.
-¿Pero si le traigo una copia del partido de nacimiento que dice Aracely nos va a dar la autorización? - Le pregunté.
Sí, bueno, eso puede funcionar, - admitió la secretaria, que no nos ofreció ni la más mínima ayuda. Resultó que había un Registro Nacional a sólo tres cuadras de distancia. Así que agarré el pasaporte de Dilcia, corrí las tres cuadras, entré al Registro Nacional que dichosamente estaba vacío, y tres minutos más tarde estuve de vuelta en el Juzgado de la Niñez con una copia del partido de nacimiento de Dilcia. Una que dijo Aracely!

La secretaria volvió a su escritorio, quejándose de los errores que la gente hace en el Registro Nacional. Le pregunté a la mamá de Dilcia, fuera del alcance del oído, por supuesto, cuál era el verdadero nombre de Dilcia. Resulta ser Arely, por lo que el error fue cometido probablemente cuando los datos fueron informatizados.  Bueno, supongo que a partir de ahora su segundo nombre es Aracely ...

Poco después, la secretaria regresó con la autorización firmada. ¡Misión cumplida! Las niñas y sus padres se levantaron y salieron de la oficina. Pero yo, medio en broma, le dije a la secretaria que quería leer la carta cuidadosamente. ¡Qué buena idea mía!

La carta consta que el juez me autoriza a mí, Carin E. AMSTERDAM a poder viajar con Dilcia a España.
¡Guao, casi salí de la oficina con un nuevo apellido!
La secretario se enrojeció (¡justamente así!) y salió a corregir la carta. Este proceso y conseguir de nuevo las firmas de las autoridades adecuadas, tardó casi una hora más.

Pero qué diablos, tenemos  por lo que vinimos. Ahora podemos empezar a preparar nuestro viaje a España ...
(Me pregunto qué pensaría la secretaria de que mi lugar de nacimiento sería. Steen, ¿tal vez?)

Le saluda atentamente,
Carin Ámsterdam

Monday, May 21, 2012

And the saga continues…


Normita & Dilcia, Templo Rosalila, Copán Ruinas
Today we were supposed to go to San Pedro to get passports for Dilcia and Normita, so they can participate in the Youth Forum on World Heritage in Spain. But we’re not.

Now that we have the authorization from a judge to get Dilcia her passport, I went to the bank last Friday to pay for an appointment at migration, even though I knew the appointment would be much later than our actual trip. But when I was about to pay, another bank clerk meddled into our business and said I should not buy the appointment then and there, but on arrival in San Pedro Sula, at the bank inside the migration office, plus a $20 “fine” for needing immediate service.  She said that otherwise there was a chance that I would have to pay for a new appointment, and that at $33 per person, worth considering!

So I didn’t pay for the appointments. But when I came home, I got some reactions on my previous blog entry, all advising me to buy the appointment!!! The best advice came from Bas, who works at an orphanage in El Progreso, with quite some experience in travelling with children. He gave me a contact that could help me with an emergency appointment. I called the lady in question and she was indeed so kind to help us out. At first she told me to call her on arrival in San Pedro Sula, so we would be attended immediately but ten minutes later she called me back and told me not to travel on Monday! There was no way we would be attended today, so we should sit and wait until she’ll call me back with a date and time. I sincerely hope she will.

So here we are, with an official appointment for August 28th (the forum starts at June 10th!!), waiting to hear when to grab our stuff and run for San Pedro Sula.

In the meantime, I went to the archaeological park with Normita and Dilcia, to refresh their knowledge about Maya culture and to take some pictures for the Power point presentation we have to prepare. Unfortunately it rained, but we had a lot of fun anyway. A lot more fun than all the red tape involved…

Y la saga continúa ...

Hoy en día nos íbamos a ir a San Pedro para obtener los pasaportes para Dilcia y Normita, para que puedan participar en el Foro Juvenil sobre el Patrimonio Mundial en España. Pero no nos fuimos.

Ahora que tenemos la autorización de un juez para solicitar un pasaporte para Dilcia, me fui al banco el viernes pasado para pagar una cita en la migración, aunque sabía que la fecha de cita sería mucho más tarde que el viaje real. Pero cuando estaba a punto de pagar, otra empleada del banco se metió en nuestro asunto y me dijo que no debería pagar la cita ese mismo momento, sino en nuestra llegada a San Pedro Sula, en el banco dentro de la oficina de migración, más $ 20  como “multa” para conseguir una cita de emergencia. Dijo que de lo contrario existía la posibilidad de que yo tendría que pagar por una nueva cita, y a 33 dólares por persona, pues, ¡vale la pena considerarlo!

Así que no compré citas. Pero cuando llegué a casa, encontré reacciones sobre mi blog, ¡todas recociéndome que comprara la cita!! El mejor consejo fue de Bas, que trabaja en un orfanato en El Progreso, con bastante experiencia en viajar con niños. Él me dio un contacto que me pudiera ayudar con una cita de emergencia. Llamé a la señora en cuestión y ella era tan amable de querer ayudarnos. Al principio me dijo que la llamara a al llegar a San Pedro Sula, por ser atendidos de inmediato, pero diez minutos más tarde me llamó de vuelta ¡y me dijo que no viajará el lunes! No había forma en que seríamos  atendidos hoy en día, por lo que debemos sentarnos y esperar hasta que ella me llamará de nuevo con una fecha y hora. Espero sinceramente que lo haga…

Así que aquí estamos, con una cita oficial para el 28 de agosto (¡el foro comienza a las 10 de junio!), esperando mensaje para poder movilizarnos e irnos a San Pedro Sula.

Mientras tanto, ayer vistamos el parque arqueológico con Normita y Dilcia, para refrescar sus conocimientos sobre la cultura maya y para tomar algunas fotos para la presentación en Power Point que tenemos que preparar. Por desgracia, llovió, pero nos divertimos bastante. Fue mucho más divertido que todo el papeleo que  nos toca...

Friday, May 18, 2012

Baby steps forward…



Yesterday I went back to Juvenile Court to get an authorization for Dilcia to apply for a passport. And the good news is that after hearing our two witnesses, Professor Nelson and Aunt Mercedes, who both declared that Dilcia’s father doesn’t live in Honduras anymore, we got it!!!

The bad news is that we’ll have to go back next week. After (if!) we get the passports on Monday, we’ll need another authorization from the judge for me to be allowed to take the girl out of the country.  I even have to bring two witnesses again, to testify to the exact same fact as before.
Of course I protested, because in our petition I had clearly asked for both the passport as well as permission for me to take her out of the country. So why can’t the judge give us the authorization and after acquiring the passport we’ll have the document set up by a local lawyer? The secretary went to ask the judge and came back with this answer:  No, because some people simply apply for a passport simply to have in it case of emergency. Having a passport and leaving the country are two different things for which two different authorizations are required.
But didn’t we make very clear from the beginning that we needed a passport in order to go to Spain??? Why would he authorize us to get a passport if he wouldn’t let me take the girl on the trip??? And why bring back the two witnesses???
Totally frustrated we headed back, this time with private transportation. A little bit more expensive, but twice as fast and infinitely more comfortable…

On the way back I figured we could get the passports on Monday in San Pedro Sula, and then go to the Juvenile Court there, in the hope to find a more sympathetic judge. But alas, cases are being treated by jurisdiction and ours is Santa Rosa de Copán. So we need a new action plan. But let’s wait till we get the passports first…

Adelante con pasecitos de bebé


Ayer volví al Juzgado de la Niñez para obtener una autorización que permite a Dilcia solicitar un pasaporte. Y la buena noticia es que después de entrevistar a nuestros dos testigos, el profesor Nelson y la tía Mercedes, ambos declarando que el padre de la niña ya no vive en Honduras, ¡la conseguimos!

La mala noticia es que tenemos que volver la próxima semana. Después de obtener los pasaportes el lunes, asumiendo que lo logramos, vamos a necesitar otra autorización del juez para mí, que me permite llevar a la chica fuera del país. Aun así tengo que traer a dos testigos más, para dar testimonio otra vez sobre el domicilio desconocido del papá de la niña.
Por supuesto que protesté, porque en nuestra petición solicitamos claramente la autorización tanto para el pasaporte, así como el  permiso para que yo la llevara fuera del país. ¿Por qué no puede el juez darnos la autorización para después de adquirir el pasaporte mandar a hacer el poder con un abogado local? El secretario fue a preguntarle al juez y volvió con esta respuesta: No, porque algunas personas simplemente solicitan un pasaporte simplemente para tener en caso de emergencia. Tener un pasaporte y salir del país son dos cosas diferentes en las que dos diferentes autorizaciones necesarias.
¿Pero no dejamos muy claro desde el principio que necesitábamos un pasaporte para ir a España? ¿Por qué nos autoriza a obtener un pasaporte si no me va a dejar llevar a la chica en el viaje?? ¿Y por qué traer de vuelta los dos testigos??
Totalmente frustrados regresamos, esta vez con transporte privado. Un poco más caro, pero dos veces más rápido e infinitamente más cómodo ...

En el camino de regreso pensé que podríamos obtener los pasaportes el lunes en San Pedro Sula, y luego ir al Juzgado de la Niñez allí, con la esperanza de encontrar un juez más simpático. Pero, por desgracia, los casos están siendo tratados por jurisdicción y la nuestra es la de Santa Rosa de Copán. Así que necesitamos un nuevo plan de acción. Pero vamos a esperar hasta que logramos de conseguir los pasaportes ...

Tuesday, May 15, 2012

Two steps forward, one step back…



25 Days before take off and we’re pretty much still where we started… Yesterday Dilcia, her mom Teresa, six-month old baby Selvin and I went to Juvenil Court in Santa Rosa de Copán to ask for an authorization to get a passport for Dilcia and for me to be her guardian for the duration of our trip to Spain. The permission of both parents is required for this, but since Dilcia’s father’s absent (he left Honduras about six years ago), we need permission from a judge. The whole trip to Spain basically depends on this judge, whether he’ll be giving us permission or not, so it was an important day.

Call me a control freak, compulsive or obsessive, but I do like to be organized. So on Monday morning I had all the paperwork more than ready, a set of decent clothes without paint stains laid out, and I got up extra early to take my dog on a long hike before locking her up for the rest of the day. The hike was delightful, but just as I crossed the bridge back into town; I twisted my ankle, lost my balance and made quite a spectacular dive forward, scraping arms and leg over the gravel on the street. Sh*t!
So instead of having a quiet breakfast, I was picking pebbles out of my arm and hand. So far, not so good….

The last direct bus for Santa Rosa leaves at 8.00am from Copán and I had Teresa and Dilcia promise me that they wouldn’t be any later than a quarter to at my place, only a block away from the terminal. Alas. I waited for them in my decent clothes and bandages, but no show. I called Teresa on her cell phone and found out they were only half way. And then the bus left…
At 8.40am, they finally arrived at my place. I was tempted to postpone the trip, but that would probably mean that the whole thing would repeat itself the next day. So we decided to take the first bus leaving town and to take it from there.
Luckily enough, the first bus to leave was not one of those busitos that seats 20 but fits 40 people, but a regular coach. We even had a whole seat each. However, our luck changed when we got to La Entrada (a record time of 2 hours later! This trip normally doesn’t take more than 45 minutes in a regular car!). A “direct” bus to Santa Rosa was already waiting, but it was packed and we had to stand the whole trip, Teresa swaying the baby on one arm, Dilcia doing her best not to throw up, and me holding on with one healthy hand, balancing on the one foot I hadn’t twisted.

But we made it. Just before 1 o’clock, we arrived at Juvenile Court where we heard that the judge wasn’t back yet from lunch, so we took a little tour through central park, just a block away. After all, it was the first time for both Dilcia and Teresa to visit Santa Rosa de Copán. Fifteen minutes later we presented ourselves again at Juvenile Court.

The judge wasn’t back yet and the secretary wasn’t friendly at all. As so many bureaucrats in Honduras (and the rest of the world too), it seemed like her only goal in life was to make people feel miserable. Now, I do happen to have a nasty streak too, and I’m also as stubborn as a mule and when she figured that out, she actually started to attend us. After explaining for the third time the reason we were there (“No, the father couldn’t come because we don’t know where he is which is why we’re here in the first place!!!”), another secretary or legal aid or whatever came over and said she could help by already started to fill in the paperwork. So she asked Teresa to come behind the counter and then took her behind a partition for the interview.
They were out of sight, but not out of hearing range, and to my surprise, the woman was asking all kinds of questions about Baby Selvin. So I yelled out that we needed a passport for Dilcia, not the baby. So then I was asked to come behind the partition too. Let’ the party begin! In the end, Dilcia sat in the waiting area the entire time and was not asked a single question!!

I’ve learned long ago that in situations like this you don’t show all your cards from the start. Whatever piece of paper you give, they always want something else. So I started by handing over the official letter of the Honduran Institute of Anthropology and History.
Well, the lady said. That’s fine, but you also need a letter that describes the event in detail.
No problem, here it is!
… And a copy of the birth certificate of the girl…
Check!
…And one for the mother…
Done!
... And a form of inscription…
Here you go!
This went on for a while, the stack of paper on the desk growing, but in the end they got me, predictably, when they asked for Dilcia’s student records. Damn! Didn’t have those!
But that wasn’t the biggest problem. We could get those easily and send them by email the next day. By then I’d already figured out we weren’t going to walk out of the office with an authorization in our hands anyway. But that wasn’t necessarily a problem either, because I could authorize someone to pick up the paperwork. Not that that would be a piece of cake, but probably easier than making the trip again.

At 2.15pm we left Juvenile Court, saying goodbye to all four women who by then were helping us out, as if we were best friends. Unfortunately, the last direct bus for Copán had already left and we hadn’t had lunch yet.
After a quick bite at Super Pollo Express (every campesino’s dream, my biggest nightmare), we stopped at a pharmacy where I bought a disposal diaper to change Selvin’s soiled paints, then we hopped in a taxi and into the bus for La Entrada, that was blessedly empty. (Not for long… Twenty minutes later we passed by a bus that had broken down and all its passengers where piled into our bus). In La Entrada we had to wait for almost an hour for yet another overfull bus heading for Copán. And just when I thought all was under control, no more buses to change to, I got a phone call from Juvenile Court. The judge had revised our paperwork and said we had to bring two witnesses to court who could give a testimony that Dilcia’s father had indeed left Honduras six years earlier. Damn! I asked if the witnesses could do so in Copán with a lawyer, but no, they would have to come to Santa Rosa de Copán personally.

We finally arrived in Copán at 6.15pm. Our friend Argi had arranged for a taxi to take Teresa, Dilcia and Selvin home. I was exhausted and didn’t want to think about witnesses and court appearances. Let that be tomorrow’s problem. But one way or another, it means going back to Santa Rosa….

Dos pasos adelante, un paso atrás ...

Sólo faltan 25 días para que salgamos de aquí, y estamos más o menos en el mismo punto de partida ... Ayer, Dilcia, su madre Teresa, Selvin, el bebé de seis meses, y yo fuimos al Juzgado de la Niñez en Santa Rosa de Copán para pedir una autorización para obtener un pasaporte para Dilcia y para mí para ser su tutor para la duración de nuestro viaje a España. La autorización de ambos padres es necesaria para esto, pero como el padre de Dilcia ya no está (se fue de Honduras hace unos seis años), necesitamos el permiso de un juez. Todo el viaje a España depende básicamente de este juez, ya que nos estará dando permiso o no, por lo que fue un día importante.

Llámame compulsiva u obsesiva, pero a mí me gustan las cosas bien organizadas. Así que el lunes por la mañana tenía todo el papeleo más que listo, un conjunto de ropa decente (sin manchas de pintura) ya preparado, y me levanté temprano para llevar a mi perro en una larga caminata antes de encerrarla para el resto del día. La caminata era una delicia, pero justo cuando acabé de cruzar el puente que da la entrada al pueblo, me torcí el tobillo, perdí el equilibrio e hice un salto espectacular hacia delante, rozando los brazos y una pierna sobre el piedrín sucio de la calle. ¡M**rd*!!
Así que en lugar de tener un desayuno tranquilo, estaba recogiendo piedritas y arena de mi brazo y mano. No fue un bien inicio del día…

El último autobús directo a Santa Rosa sale a las 8.00 am de Copán y Teresa y Dilcia me habían prometido que llegaran puntualmente a las 7.45am a mi casa, a sólo una cuadra de la terminal. Esperé en mi ropa decente y con mi mano en vendas, pero por desgracia nunca llegaron. Llamé a Teresa en su celular y me enteré de que venían sólo por la mitad del camino. Luego el bus ya salió ...
A las 8.40am finalmente llegaron a mi casa. Tuve la tentación de posponer el viaje, pero eso probablemente significaría que todo se repetiría al día siguiente. Así que decidimos tomar el primer bus que salía de Copán, a ver adónde nos llevara.
Por suerte, el primer bus para salir no era uno de esos busitos que tiene 20 asientos, pero asientan 40, sino un bus grande y regular. Incluso tuvimos un asiento entero cada una. Sin embargo, nuestra suerte cambió cuando llegamos a La Entrada (¡un tiempo récord de 2 horas! ¡Este viaje normalmente no toma más de 45 minutos en un carro normal!). Un bus "directo" a Santa Rosa ya estaba esperando, pero estaba lleno y estuvimos de pie todo el viaje, Teresa balanceándose al bebé en un brazo, Dilcia haciendo todo lo posible por no vomitar, y sosteniéndome con una mano sana, manteniendo el equilibrio sobre el pie que no había torcido.

Pero llegamos. Justo antes del 1 de la tarde, llegamos al Juzgado de la Niñez, donde nos enteramos de que el juez no había regresado del almuerzo, así que hicimos un pequeño recorrido por parque central, a sólo una cuadra, porque fue la primera vez para Dilcia y Teresa que visitaran Santa Rosa de Copán. Quince minutos más tarde nos presentamos de nuevo en el Juzgado de la Niñez.

El juez no había vuelto todavía, y la secretaria no era nada amable. Como tantos burócratas en Honduras (y el resto del mundo también), parecía que su única meta en la vida era hacer que la gente se sienta miserable. Ahora bien, sucede que yo tengo una racha de mala también, y además soy terca como una mula y cuando la mujer se dio cuenta de esto, al fin comenzó a atendernos. Después de explicar por tercera vez la razón por la que estuvimos allí ("No, el padre no pudo venir porque no sabemos dónde está, ¡que es por eso que estamos aquí en primer lugar!"), otra secretaria o asistente jurídica se acercó y nos dijo que podía ayudarnos ya comenzando a llenar el papeleo. Entonces, le pidió a Teresa que viniera detrás del mostrador y luego la llevó detrás de una partición para la entrevista.
Estuvieron fuera de vista, pero las podía escuchar perfectamente, y para mi sorpresa, la mujer estaba pidiendo todo tipo de preguntas acerca del bebé Selvin. Así que grité que necesitábamos pasaporte para Dilcia, ¡no para el bebé! Entonces me pidió que viniera yo también detrás de la partición. ¡Que la fiesta empiece! Al final, Dilcia se quedó sola en la sala de espera durante todo el tiempo, ¡y no le hicieron ni una sola pregunta!

He aprendido ya hace mucho tiempo que en situaciones como esta no se presenta todas las tarjetas desde el principio. Cualquier pedazo de papel que presentas, siempre te piden algo más. Así que empecé por la entrega de la carta oficial del Instituto Hondureño de Antropología e Historia.
-Bueno, dijo la señora. -Eso está bien, pero también se necesita una carta que describe el evento en detalle.
-No hay problema, aquí está!
-... Y una copia del acta de nacimiento de la niña ...
Compruebe!
-... Y otro para la madre ...
-¡Hecho!
-... Y una forma de inscripción ...
Aquí tienes!

Así seguimos, la pila de papel sobre el escritorio cada vez mayor, pero al final me agarraron, como era previsible, cuando me preguntaron por la constancia de estudios de Dilcia. ¡Maldita sea! ¡Esta no tenía!
Pero ese no era el problema más grande. Podríamos obtenerla fácilmente de la directora del colegio y enviarla por correo electrónico al día siguiente. En este momento yo ya había entendido que no íbamos a salir de la oficina con una autorización en nuestras manos de todos modos. Pero eso tampoco debiera ser problema, ya que yo podría autorizar a alguien a recoger la documentación. Tampoco sería un proceso fácil, pero probablemente más cómodo que hacer el viaje otra vez.

A las 14:15 salimos del Juzgado de la Niñez, diciendo adiós a las cuatro mujeres que al fin nos habían ayudado, como si fuéramos loas mejores amigas. Desafortunadamente, el último autobús directo a Copán ya se había ido y no habíamos almorzado aún.
Después de comer algo rápido en el Súper Pollo Express (el sueño de todo campesino, mi mayor pesadilla), nos detuvimos en una farmacia donde compré un pañal desechable para cambiar el pantalón sucio de Selvin, y a continuación nos montamos en un taxi y luego en el bus hacia La Entrada, que, gracias a Dios, estuvo bastante vacía. (Pero no por mucho tiempo ... Veinte minutos más tarde pasamos por un bus que se había arruinado y todos sus pasajeros se amontonaron en nuestro bus). En La Entrada tuvimos que esperar casi una hora para otro bus re-lleno con rumbo a Copán. Y justo cuando pensaba que todo estaba bajo control, que ya no teníamos que cambiar buses ni nada, recibí una llamada del Juzgado de la Niñez. El juez había revisado nuestra documentación y nos dijo que teníamos que llevar dos testigos ante el tribunal para dar un testimonio de que el padre de Dilcia la había dejado desde hace seis años. ¡Ay no! Le pregunté si los testigos podían hacer el testimonio en Copán en frente de un abogado, pero no, ellos tendrían que venir a Santa Rosa de Copán personalmente.

Finalmente llegamos a las 18:15 a Copán. Nuestra amiga Argi había arreglado un taxi para llevar a Teresa, Dilcia y Selvin a casa a esta hora tan tarde para ellos. Yo estaba agotada y para el momento no quería pensar más en los testigos ni en comparecencias ante el tribunal. Que éste sea un problema de mañana. Pero de una u otra manera, significa que tenemos que volver a Santa Rosa ....